Gobernar no es lo mismo que ganar

Así como la centralidad no es lo mismo que el centro

Vivimos en momentos rápidos. Los días parecen durar menos cada día en cuanto a política se refiera. Las encuestas varían en millones de votos en apenas 30 días unas de otras, y el debate de la ideas, potenciado por las nuevas tecnologías, esta presente en la sociedad con cada vez más virulencia.El estallido del 15M, las mareas, e incluso el proyecto político de Podemos, son ventanas de oportunidad que hemos sabido aprovechar. Y en este último, hemos llegamos a tocar el botón de emergencia de este viejo mundo que se derrumba. Pero no cantemos victoria, así como aprovechar las oportunidades del momento nos han llevado a ser un actor principal de cambio de esta sociedad, hemos de ser críticos y reflexivos con este proyecto, pues aún hemos de coger muchos trenes para llegar a nuestro destino.

Comentaba Pablo Iglesias, en el artículo publicado el 20/04/15 en el diario Público << no confundamos la centralidad, con el centro ideológico>>. Esta reflexión marca una de los paradigmas en los que se encuentro nuestro proyecto ahora mismo. La búsqueda de clásico centro es la reproducción del statusquo pasado, y no solo comporta, a la larga, una rebaja de las aspiraciones ciudadanos de a pie en sus demandas, sino que brinda una peligro mucho mayor, el de ser confundidos con los viejos o nuevos partidos de la casta.

Incluso la estética derivada de este assunto puede ser negativa. La búsqueda de este centro nos predispone a mostrar imágenes de docilidad para llegar a grandes mayorías sociales, a entrar en debates sobre «lo viejo y lo nuevo» que no favorecen en realidad a la clase trabajadora de este país. En definitiva, nos mimetiza con nuestro rival, y confunde a muchas de aquellas personas, que día a día sufren los embates de este sistema, y que un día, casi sin quererlo serán el motor de un cambió que hará nacer un mundo nuevo.

Hemos azuzado a la izquierda clásica, diciéndole que sus clichés estéticos y identitarios le impedían construir un proyecto transformador con capacidad de cambio. Y ahora nos damos cuenta que tenemos la necesidad de generar identidad propia para poder generar identidad colectiva, que sin identidad, un proyecto no camina hacia adelante. Por eso, necesitamos hablar de aquello que no quieren hablar, con el lenguaje más sencillo, y con el tono que haga falta, pues mientras lees esto, otra familia pierde su casa.

La quita de la deuda, la recuperación de servicios públicos y básicos, la fiscalización de las grandes fortunas, temas incómodos para los pupilos de los empresarios, temas que queremos poner en la centralidad del tablero, un tablero que estamos preparados para estirar con fuerza para que la gente vuelva a escuchar cada día, como defendemos a dentelladas aquellas propuestas que le permitirían recuperar la dignidad el día de mañana..

Quisiera hacer aún otra observación que resume en la siguiente frase: No es el mismo ganar que gobernar. Esta frase la dijo un activista con muchos años a su espalda un día tomando una cerveza en un bar, cuando le argumentaba un joven de apenas 20 años (yo), que teníamos que construir una herramienta política que fuera un proyecto ganador. Hemos construido una máquina que engrasa en proyecto política mediático y fuerte, pero nos falta la gente, nos faltan las bases.

La fase mediática a tocado techo, hace poco nos dotamos de Consejos Municipales en las primarias internas, pero poco más hemos hecho. Aún no tenemos una base sólida y consolidada que trabaje, que acerque este proyecto político a los barrios, a los movimientos sociales que luchan por la sanidad, la memoria histórica, la igualdad de las personas e incluso por la vivienda. Estos son la PAH, las Mareas, las asambleas grogues etc.. los necesitamos a todos, si un día queremos ganar, y sobretodo, si un día queremos gobernar. Tenemos la necesidad de tejer nudos en cada municipio, grupos de activistas comprometidos con ideas y acuerdos amplios. Proyectos que trabajen a la una, y que estén perfectamente coordinados entre si. Y sobretodo, aquellos que hemos estado implicados desde el principio, hemos de huir de sectarismos y de esquemas clásicos de partido.

Ahora es el momento de reconstruir este tejido, la gente más preparada que aún no se ha sumado el proyecto, nos ha visto trabajar en candidaturas de confluencia, en nuestras asambleas o en agrupaciones de electores. Por ello, es importante que ahora, sepamos integrar a aquellas personas en los retos autonómicos y estatales que se nos presentan. Que tejamos amplios acuerdos con ellas y generemos grupos capaces de liderar, ganar y sobretodo gobernar nuestros municipios en los próximos años.

Pero también es necesario que estas bases sean participes del proyecto autonómico y estatal, que se sientan interpeladas, que vean que el trabajo que hacen día a día en sus municipios impulsa un proyecto tanto como las impulsa a ellas. Necesitamos que los equipos de dirección supramunicipal se doten de gente de los círculos, que las decisiones bajen y suban ya que eso hace madurar a las bases, necesitamos convertir en lideres de un nuevo mundo a los miles de compañeros y compañeras que semana tras semana dejan su piel en los círculos, en los barrios y en las calles. Porque no es lo mismo ganar, que gobernar, sino que para gobernar los necesitamos a todos.

Joan Giner Miguelez,
S.G. Cornellà de Llobregat
Advertisements

Deixa un comentari

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s